Una de las cosas que siento al dar este paso es que desdramatizo mi parte mala, esa de la que me sentía avergonzado; de pronto al verme diciéndoselo a otra persona pierden fuerza. Ahora me encuentro en una nueva situación, siento que puedo manejarlas, que han perdido la fuerza que tenían antes para hacerme sentir mal. Un nuevo sentimiento de esperanza, de que podría llegar a liberarme de esas partes mías con las que me aterraría estar toda la vida, ese sentimiento de esperanza me ayuda a continuar con los pasos. Este paso lo define el perdón, pero en mi caso el perdón a mí mismo; no recuerdo, cuando di este paso, haber tenido el sentimiento de perdonar a los demás. Esta capacidad de perdonar a los demás la he ido adquiriendo con el tiempo, mientras avanzaba en El Programa, mientras conseguía amarme a mí mismo. Aunque en mi caso no me considero una persona rencorosa, llegar a perdonar a los demás no lo he logrado hasta dar el noveno paso; con la mayoría de las personas con las que tenía resentimientos no me costo demasiado conseguirlo, excepto con dos personas, familiares; a día de hoy también con ellos me he liberado de esos sentimientos que perjudican, a mí, a ellos, a los demás, hoy puedo compartir un día con esas dos personas en buena relación. Al avanzar en los pasos, he conseguido algo que me parecía imposible, abandonar el sentimiento de soledad. Estar rodeado de personas pero a la vez sentirme solo. Hoy ya no lo siento así, este Paso Quinto me acerca a la buena vida.