Superar los temores; si tuviera que decir una palabra para definir este Paso Tres sería, soltar. El temor a que lo que me pase no sea como yo quiero, a que pasen cosas que hagan sufrir, a mí, a los demás, es lo que hace que manifieste mi peor parte. Este Paso Tres me ofrece un camino que me ayuda a disipar los temores. Para andar por este camino difícil necesito valor, valor para soltar, para soltar lo que vaya a pasar. En este paso se me pide que ponga mi buena voluntad en lo que hago y suelte el resultado. Mi Poder Superior me ayuda a aceptar el resultado, no el que yo hubiera querido, sino el resultado de lo que pase; me pide que lo acepte, si es algo malo me pide que no me vea como víctima, que no me deje llevar por la autocompasión, que aprenda a manejar la nueva situación. La mas o menos capacidad de soltar es lo que me permitirá tener una mejor o peor vida. La actitud de soltar es posiblemente una de las cosas que más me ayuda en mi camino de la buena vida. Mi Poder Superior me da la confianza, en mí mismo, de que pase lo que pase él me ayudará a manejarlo o a aceptarlo, con la convicción de que aunque me encuentre con situaciones que hagan sufrir, a mí, a los demás, de ellas saldré fortalecido, mejor persona; con su ayuda puedo lograr perder el temor al sufrimiento; a verlo como algo que forma parte de mi vida, que afortunadamente se manifiesta menos veces que el resto de los días en los que estoy bien, aunque como los momentos malos tienen tanta fuerza, hay épocas que parecen más. Soltar me acerca a la buena vida.