Un paso transformador. “Intentamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios, tal como cada cual Lo conciba…”. LLevo desde 2016 practicando la meditación y estoy sintiendo la enorme fuerza que tiene, es una fuerza transformadora, logra sacar cosas de mí que antes no veía, logra que vea otra forma de vivir; más tranquila pero a la vez más activa, más centrada en mí pero a la vez más cerca de los demás. Este Paso Once ha conseguido que vea que a la vida se le puede sacar más provecho, que se puede vivir mejor; donde la relación conmigo mismo mejora; que, como me enseña El Programa, es la forma que tengo de tener una buena relación con los demás. Este Paso Once me ha dado, a través de la meditación, un proyecto de vida en el que la parte material y espiritual se ponen en el mismo nivel para formar un proyecto que da sentido a mi vida; en el que caben todas las personas, no las que yo quiera sino las que ellas quieran. Este Paso Once está logrando que afiance, integre en mi vida las frágiles buenas relaciones conseguidas hasta el Paso Nueve y Diez. También me está dando una forma, más afectuosa, de liberarme de mis defectos de carácter. Noto que este Paso Nueve es como un camino paralelo que profundiza, refuerza todo lo que venía trabajándome en los pasos anteriores; dándole más forma, más sentido. Una vez más agradezco al Programa y a los grupos que me estén ayudando a tener una buena vida.