Es evidente que un Poder Superior a mi existe; lo noté cuando hice el Paso Uno, el grupo tuvo la capacidad de ayudarme a dejar de beber y años después en darme el valor para vivir mi vida. En mi caso, para seguir avanzando en La Buena Vida, he necesitado ir cambiando la idea de un Poder Superior, en el Paso Tres mi Poder Superior era Dios, con el tiempo he necesitado algo más tangible y lo he encontrado en La Naturaleza. Al igual que mi recuperación va evolucionando, no descarto la posibilidad de que con el tiempo sea otra forma de Poder el que me ayude. Mi Poder Superior cumple con lo que me prometió en el segundo paso, devolverme el sano juicio, eso es lo que busco en él, que me de sano juicio para encontrar caminos que me acerquen a la buena vida, que me oriente por dónde debo de ir, qué hacer, decir, cuál es la mejor manera de actuar. Mi Poder Superior no siento que tenga voluntad, lo que tiene es la capacidad de hacerme ver lo que me conviene. Aunque también podría decir que todo lo que pasa es la voluntad de mi Poder Superior. La relación con mi PS no es para pedir que algo suceda; sé que no está en su mano que así sea. Para mí, obrar a mi manera es lograr ver qué debo de hacer en cada caso. Mi PS si tiene la capacidad de hacerme ver con claridad lo que me conviene. El me ayuda a ver el camino a tomar; y en lo que más noto su fuerza es para que acepte el resultado. Mi Poder Superior me acerca a la buena vida