La impaciencia me lleva a tomar decisiones precipitadas. Creyéndome ya libre de ella, me lleva a dar los pasos 8 y 9; donde tendré que relacionarme con los demás, conseguir lo que me promete El Programa, tener buenas relaciones con los más cercanos. Esto no lo conseguiré sin que deje de manifestar mis defectos de carácter. No me basta con saberlo, no me basta con quererlo, no me basta con haberlos trabajado mucho tiempo, es necesario comprobar una y otra vez que la impaciencia no la manifiesto; mi forma de hablar, de actuar, de pensar; que cuando las circunstancias, las personas, me ponen en una situación, me puedo derrotar ante ella, la impaciencia. Me ha vuelto a hacer creer que ya me había liberado de ella. Es muy astuta, está intentando que no la desplace, tener el sitio que siempre ha tenido, está queriendo que la siga buscando, intenta hacerse valer por todas las cosas que he conseguido gracias a ella; cuando hubo un tiempo en el que sí la valoraba, era cuando me ayudaba a conseguir éxitos profesionales, económicos, personales, sociales, entonces no la ponía en duda, era mi aliada. Ahora siente que la he abandonado, intenta seguir ocupando su puesto. No se da cuenta que nuestra relación es imposible, es destructiva, yo en el papel de masoquista, ella de sádica. De momento puedo seguir disfrutando de sentirme liberado de Ella; asegurarme que cuando dé los pasos 8 y 9, lo haré en las mejores condiciones posibles; que haré todo lo que pueda para mejorar las relaciones con los más cercanos. Poder seguir derrotándome ante la impaciencia me acerca a la buena vida.