El grupo me permite seguir activo, avanzar en El Programa. Cada paso del Programa es importante en sí mismo pero además tiene una importancia mayor, si cabe, es el que me prepara para poder dar el siguiente paso en buenas condiciones, sin sufrir. El Paso Tres me dice que suelte, que intente no querer tener el control de todo lo que pase, me dice que ponga toda mi buena voluntad en lo que hago y a partir de ahí que acepte el resultado; este paso me ayuda a liberarme de los temores a lo que suceda, me enseña a ser menos temeroso ante la vida. Con esto, en sí mismo tan importante, consigo también tener menos miedo a dar el Paso Cuatro, no temer verme a mí mismo como soy realmente, sin máscaras, sin intentar mirar para otra parte cuando algo de mí no me gusta, por que hace daño, a mí, a los demás. Poder ver, sin temor, que tengo ira, un defecto de carácter que durante muchos años lo he manifestado creando conflictos, dolor. El Paso Tres me permitió perder el miedo a verme; con años asistiendo a los grupos, a liberarme de la ira; ahora, que ya pude llegar al paso siete, aunque sigo teniéndola, ya no la manifiesto, siento que me he liberado de ella. Pero no habría podido dar el Paso Siete si no hubiera hecho en buenas condiciones los pasos anteriores. El Programa me permite seguir buscando la buena vida, conociéndome mejor. Ahora he podido ver que la impaciencia me trae conflictos; dar el Paso Siete me permite hacer el Paso Nueve con la esperanza de mantener relaciones sanas, afectuosas. Asistir a los grupos me permite seguir activo en El Programa, me acerca a la buena vida.