Cuando contacto con mi poder superior, como yo Le concibo, me ayuda a vivir sólo por hoy intentando dirigirme hacia la buena vida a través de esta oración que me digo todas las mañanas de camino andando al trabajo, “Bástale a cada día su propio afán, porqué me angustia el temor a un mañana que quizás no voy a ver, el ayer ya pasó, el mañana no ha llegado, llena bien el día de hoy que tengo en mis manos y piensa que hoy es un día para luchar, para vencer, para derrotarme, para reparar y para amar.” Continuo con mi oración personal “hoy es un día para poner mi buena voluntad en hacer las cosas que me hacen feliz como estar con mi pareja, intentando ser creativo y con iniciativa para hacer cosas juntos, ayudando en lo posible a nuestros hijos en su proyecto de vida sin que sus emociones me perjudiquen, derrotándome ante los celos siendo generoso en el amor físico y afectivo, derrotándome ante la desconfianza para querer controlar su vida. Me hace feliz tener mi proyecto de vida, una vida propia que quiero vivirla y dejar vivir la de los demás, sentir que tengo unos fines, que no antepongo los fines de los otros a los míos, derrotarme ante la envidia de querer ser como los demás para que me quieran más, donde lo que quiero es dedicar un tiempo a mis relaciones sociales, ser útil, pertenecer a grupos donde compartir cosas con ellos, buscar la empatía con los demás, derrotarme ante la codependencia al vivir la vida de los demás olvidándome de la mía, poder escuchar música, salir a la montaña. Me hace sentirme feliz hacer cosas para tener salud como andar, nadar, tomar alimentos sanos que me permitan estar en mi peso adecuado, ir a los grupos, practicar los pasos, leer, escribir, trabajar mi parte espiritual, salir a la montaña para estar en contacto con mi poder superior, derrotarme ante la ira que me perjudica siempre aunque lleve razón. Me hace sentirme feliz mi trabajo que me permite ser autónomo, no tener jefes que limiten mi libertad, que me permite sentirme útil y poder tener mis necesidades económicas cubiertas. Me hace sentirme feliz aprender nuevas cosas que me hagan estar al día y sentirme más útil, aumentar mi autoestima”. Esta oración junto con mis salidas a la montaña me hacen estar en contacto con lo más íntimo de mi y de mi poder superior. Creo que si pongo toda mi buena voluntad mi poder superior me ayuda pero cuando lo que me pasa a mi o a lo que espero que les pase a otros no es lo que yo quiero, sobre todo lo que le pido es que me de fuerzas para aceptar las cosas que no puedo cambiar, que se cumpla su voluntad y que me ayude a que pase lo que pase no me aparte del camino en la búsqueda de la buena vida.