Antes de conocer El Programa pensaba que vivir era algo que se debía de saber. En mi caso esto no ha sido así, comportamientos autodestructivos han ido apareciendo en mi vida y no he hecho nada para desprenderme de ellos. Dejar que el tiempo pase como si mi vida fuera un cúmulo de días que hay que vivir, imitar comportamientos que me mantenían en un estado de bienestar ficticio, no querer mirar mi verdad, huir de mí sin tener en cuenta lo que me hacía el bien. He tenido que llegar a un estado en el que estar vivo no me era suficiente para seguir vivo. Ahora ya no lo siento así, sé que puedo dejar de autodestruirme para que mi vida sea más feliz, puedo hacer cosas para dejar de sufrir, una de ellas, quizás la más importante, aprender a vivir según me enseña El Programa de Doce Pasos. Un conjunto de principios, de naturaleza espiritual, que me ayudan a tener una buena vida. Un programa que le da a mi vida una orientación, herramientas para manejar mis problemas, a cambio me pide honestidad, conmigo, con mis emociones, con mis sentimientos. Los Doce Pasos me ayudan a relacionarme conmigo, con los demás, con mi Poder Superior como yo lo concibo, en mi caso la Naturaleza. El Programa de Doce Pasos me da una salida a una situación desesperada. La aplicación práctica, diaria, de estos pasos me ayudan a tener una buena vida.