Yo necesito un ego para satisfacer mis necesidades básicas, comer, dormir, pero lo que me dice El Programa es que me conozca para evitar que mi otro ego me autodestruya, haga daño a los demás. No me vale esconderlo, huir de mí, no querer ver lo que soy; solo conociéndome puedo evitar caer en mis defectos de carácter, que son los que me separan de los demás, los que me impiden conectar con ellos. Son mis ansias de triunfador, de poder, de dinero, de amor, lo que me hace caer en mis defectos. Darme cuenta con qué comportamientos me alejo de los demás me ayuda a trabajarlos en los siguientes pasos. Lo que me pide este paso es que me conozca, separar la parte de mi ego necesaria para vivir de la parte de mi ego que me hace cometer daños, a mí, a los demás. Hace 21 años que hice mi cuarto paso, cuando llevaba 4 años en El Programa, para entonces tenía una idea clara de lo que buscaba, solo tardé un mes en darlo; esta es la segunda vez que lo voy a hacer. Entonces lo hice dividiendo mi vida en periodos de 7 años, identificando los defectos y virtudes que manifestaba; entre la lista de los que aparecieron, los que he trabajado en los siguientes pasos han sido, la ira, los celos, la envidia y la desconfianza. Ahora veo como El Programa me ha ayudado a que, aunque los tenga en mi naturaleza, no los manifieste ni en la intensidad, ni en la frecuencia de antes; ahora estos defectos ya no me separan de los demás, ya no hacen daño. El Cuarto Paso me acercó a la buena vida