Sentirme agredido por otras formas de pensar, mostrar mi enfado por comportamientos con los que no estoy conforme, mostrar mi peor parte cuando se intentan hacer las cosas de un modo con el que no estoy de acuerdo, llegar a creer que lo que pienso es la única manera para conseguir algo, mostrar mi peor cara cuando creo que hay que hacer algo de una manera y se hace de otra o no se hace, molestarme y hacerlo sentir cuando los demás no se comportan como a mí me gustaría, creerme en el derecho de la razón, mostrar mi rechazo a otras formas de ver las cosas, manifestar con nerviosismo tenso mi opinión contraria, tomar una actitud de enfrentamiento a propuestas e iniciativas con las que no estoy de acuerdo, manifestar mi oposición invasiva ante lo que se desvie del asunto que se trata. La impaciencia hace que muestre mi peor parte, la que me separa de los demás. Aceptar con humildad que no puedo afrontar grandes proyectos cuando se trata de ayudar a los demás, siempre acabo en conflicto con ellos. Mi contribución a mejorar esta vida solo la puedo hacer en círculos pequeños, sin pretensiones, sin prisas. Es posible que con el tiempo El Programa me ayude a aceptar la autoridad, a lograr ser tolerante con las opiniones de los demás, aunque vayan en contra de lo que yo pienso, ser uno más. Espero que El Programa me ayude a ser paciente, a no generar tensión y malestar. Espero que El Programa me acerque a la buena vida.