La espiritualidad no tiene porque ser religiosidad, no está sujeta a dogmas, es libre, como cada persona la entienda; se basa en el convencimiento definitivo de que por nosotros mismos no hemos podido salir de nuestra enfermedad de codependientes. Ser espiritual es tener fe en el convencimiento de que solo un Poder Superior a mi mismo podría sacarme del estado de sufrimiento, de soledad en el que me encontraba. Darme cuenta ahora de que si no llego a pasar por esto no habría podido conocer este Programa. Siento que lo que me ha dado mi Poder Superior ha sido necesario para poder ayudar a otros a que dejen de sufrir. Sin haber pasado yo por mi autodestrucción no habría tocado el fondo necesario para pedir ayuda, a otros que antes que yo también la pidieron; es ahora cuando siento que mi Poder Superior me da la fuerza para que ayude a los que como yo vengan pidiéndola para dejar de sufrir. Ahora me toca a mí ayudar. Ahora necesito darle una oportunidad a una fe mayor, ya no me es suficiente con el grupo; durante dos años el Grupo ha sido la fuerza que me ha permitido salir de mi soledad, dejar de sufrir, hacerme sentir la posibilidad de que puedo tener mi propia vida, sentir que es posible vivir una vida que quiera vivirla, después de dos años en el primer paso el grupo yo no me es suficiente, necesito encontrar un Poder Superior mayor al grupo, necesito tener fe en que existe, en que lo encontraré, si yo le busco. Dar una oportunidad a la fe me acerca a la buena vida.