Ser generoso con el tiempo, no angustiarme por no cumplir con él, dar importancia a llegar, no generar conflicto por ir deprisa, esto me ayuda a derrotarme ante la impaciencia. Aprender a tomarme más tiempo para hacer las cosas, no caer en el stress como forma de vida, planificar con algo más de tiempo todo lo que se pueda, aunque eso suponga que tenga que esperar. Hoy he vuelto a recaer en la impaciencia. Levantarme, ir con el tiempo justo para salir de casa, encontrarme con un contratiempo, ver el reloj, ponerme nervioso al pensar que ya debería estar saliendo, intentar solucionarlo, sin éxito, contestar mal a la persona que lo ha originado, encontrar la solución, salir de casa después de un conflicto más, sumar otro pequeño ladrillo al muro que nos va separando. Vuelvo a ver cómo con la impaciencia siempre pierdo, aunque lleve razón. Sentir remordimientos. Llamar a la persona, reparar. Mi naturaleza ve como normal comportamientos que me han marcado una forma de manifestarme; necesito trabajar este Paso Siete para poder liberarme de este defecto de carácter. Hay otra forma de haber reaccionado si surge un contratiempo, ayudar a la persona que lo ha originado a solucionarlo, despedirme, bien. Esta otra forma me acerca a las personas, puedo dar más afecto, recibirlo. Necesito ir desenmascarando las formas en cómo se me va manifestando la impaciencia, la evidentes, las que se me pueden pasar desapercibidas. Derrotarme ante la impaciencia me acerca a la buena vida.