Cuando me asaltan las dudas, los temores, los malos momentos, la desconfianza, cuando se quiere manifestar mi parte oscura; es ahí cuando tengo que ir a buscar a mi sano juicio; lo encuentro en la Naturaleza, cuando logro estar a solas con Ella, conectar con su armonía, es ahí donde mi Poder Superior me hace ver las cosas de otra manera, con sano juicio, entonces puedo rehacer mis pensamientos, que son los que me han llevado a ese estado. Tener siempre a mano la solución a mis problemas, saber que no depende tanto de lo que pase fuera de mí sino de cómo viva yo esas situaciones, eso es lo que me da El Programa. Algo valioso, que me evita sufrir más de lo necesario, que me evita hacer sufrir a los demás más de lo necesario, que me acerca a la buena vida. No dejarme caer en mi propia trampa, no dejar que gane lo que es menos. Cuando me fijo en lo malo de una persona, cuando pienso, digo o hago algo sobre ella, sin tener en cuenta si su parte buena es mayor. De eso se trata el sano juicio, de ver las cosas de otra manera, más justa, menos dramática. Sentir mi fuerza, no darla el poder sobre mí, ese en la que su parte mala me podría hacer daño, si yo le doy ese poder. Hablarlo con ella cuando nuestras emociones estén tranquilas, hacérselo ver, resaltar que su parte buena es mucho mayor, que por eso sigo con ella. Superar el temor al sufrimiento que pueda sentir en el futuro. Poner toda mi buena voluntad en tener la mejor relación posible, hoy; en reparar, en amar hoy.