Dejar de ser yo para cumplir las expectativas de la otra persona, para ganarme su afecto, esta es una de las manifestaciones de la codependencia. Sacar mi peor parte para que la otra persona cumpla con la vida que a mí me gustaría que llevara, esta es otra manifestación de codependencia. Dejar de vivir mi proyecto de vida para vivir el de la otra persona, esta es otra manifestación de codependencia. Ser incapaz de vivir mi vida, forzar a los demás a que vivan según lo que yo creo, mostrarme intransigente con sus comportamientos, con sus manifestaciones, es otra forma de ser codependiente. Cumplir con las expectativas y deseos de los demás para después querer que ellos cumplan con los míos, es otra forma que tenía de demostrar mi codependencia. De todos mis comportamientos codependientes el que creo que es el que más daño me hace es el de querer ser como los demás para que me quieran más; pensar, hacer, decir cosas que creo que a los demás les gustará con el fin de ganarme su aprecio, dejar de ser yo mismo para creer que con esa actitud conseguiré sentirme más aceptado por las otras personas. Ha sido a través de un grupo de personas, que como yo buscan la buena vida, cuando me he dado cuenta de todo esto. Ahora estoy aprendiendo a tener el valor de ser yo mismo, primero conociéndome, después aceptándome, queriéndome. Es a través de este proceso, que logra que mejore la relación conmigo mismo, cuándo comienzo a tener relaciones sanas, afectuosas. Es después de este cambio cuando busco crearme una vida, una buena vida.