Hoy vuelvo a desequilibrarme. Mis emociones se han manifestado, me han llevado a una situación en la que me he sentido mal. En muchas ocasiones me es inevitable pensar que si este problema, o el que sea, me afecta de esta manera determinada, mal, es que El Programa no funciona, que nada de lo que hago sirve para evitar que tenga esa sensación de malestar; es un estado en el que no me acuerdo de todo lo bueno, mi mente solo ve lo malo, se me olvida que la mayoría de los momentos de mi vida son normales, buenos, muy buenos, que estos momentos malos, muy malos, más o menos largos, son los menos, aunque tengan más peso que los demás. El programa no me dice que no tendré problemas que me desequilibren, de lo que me habla es de que con su ayuda recuperaré antes el estado de equilibrio en el que me encuentro bien. Para esto El Programa me facilita unas herramientas que si las utilizo puedo recuperar mi estado emocional de bienestar. Sé que el desequilibrio será una situación en la que me encuentre en muchas ocasiones, algunas en el mismo día, es un estado al que no debo temerle, no puedo pretender que lo que pasa por mi mente, lo que pasa en el exterior no me afecte; unas veces de forma leve, otras como un huracán; saber esto me hace mantener vivo El Programa para recuperar lo antes posible mi bienestar; apoyarme en mi Poder Superior, la Naturaleza, en los grupos, en las personas cercanas a mí, buscar a través de ellos mi sano juicio me acerca a la buena vida.