Las ayuda que tengo para este Paso Siete son a mi Poder Superior y a los grupos que me ayudan a darme cuenta de cómo estoy viviendo mi vida, con los que trabajo El Programa. Solo asistiendo regularmente a sus reuniones puedo estar conectado con El Programa. Es a través de ellos cómo puedo buscar mi honestidad para profundizar en lo más íntimo de mí. Sentir que pertenezco a un grupo de hombres y mujeres que nos une el mismo objetivo, compartir el dolor, sufrir menos, vivir mejor. Cuando llegué por primera vez a un grupo, había algo que me atraía, el afecto con que se dirigían a mí, es como si supieran por lo que estaba pasando, cómo si leyeran mis sentimientos, a la vez que nadie me decía lo que tenía que hacer, es cómo si un aura de amor rodease a las personas que están allí para hacerme querer pertenecer a ellos. Estos grupos tienen mucho de espiritual, no hay ningún interés que no sea el de su recuperación, acercarse a la buena vida. Es a través de ellos cómo he descubierto mi parte espiritual, esa que había aprendido de pequeño pero que fui abandonando hasta olvidarme por completo de ella. Han sido a través de estas personas como yo he podido recuperar esa parte espiritual, la que me ayuda a superar todos los temores, me ayuda a recuperar el sano juicio. Buscando a mi Poder Superior lo he vuelto a encontrar, me he encontrado la parte más auténtica de mí mismo, la que no intenta aparentar lo que no es. Ahora ya no huyo de mí, esto me acerca a la buena vida.