Estoy aquí, sano, vivo. Las mayores manifestaciones de agradecimiento salen del amor que me muestra mi Poder Superior, Dios, la Naturaleza. El sentimiento más auténtico de agradecimiento es hacia mi Poder Superior por estar vivo, sentir los buenos sentimientos de todo lo que vive en la Naturaleza hace que sienta el amor de mi Dios. Dar las gracias a mi Poder Superior por tener las necesidades básicas cubiertas, por disfrutar de todos mis sentidos, de las personas que me quieren, de las que me muestran su afecto, disfrutar de la vida haciendo cosas con personas que me alegran la vida. Darme cuenta de que al mostrar mi agradecimiento lo que estoy manifestando es mi afecto, lo que logro es conectar más y mejor con las personas. Cuanto más siento el amor de mi Poder Superior más fácil me salen manifestaciones de agradecimiento, es como si se hubiera abierto una puerta de la que sale mi mejor parte, la que está llena de buenos sentimientos, la que busca la conexión con los buenos sentimientos de los demás, esos que parecen los menos pero que son los más, aunque en la mayoría de las ocasiones pasen desapercibidos. Recuperar mi autoestima sintiendo agradecimiento hacia mí mismo al intentar ser mejor persona, esa que intenta hacer el menor daño posible. Mostrar siempre que pueda mi agradecimiento con un gesto, una sonrisa, una atención, un comentario, hacia mí mismo, hacia los demás, eso me acerca a la buena vida