Mi parte espiritual aparece cuando entro en contacto con lo más íntimo de mí, siento que hay un Poder Superior que saca lo mejor de mí, logra dirigirme hacia las acciones que me cuidan, que me hacen el bien y me aparta de lo que me hace el mal, que me perjudican. Mi parte espiritual siente que hay un Poder Superior que aunque yo muchas veces me olvido de Él siempre está conmigo. Es a través de la oración y la meditación como entro en contacto con mi parte espiritual y se manifiesta con pensamientos y acciones que van a mí favor, que me transmiten calma, serenidad, amor, armonía con el entorno, cuando todo cobra sentido, me transmite el valor para afrontar cambios en mi vida que me ayudan a buscar la buena vida. Mi espiritualidad la siento cuando salgo a la Naturaleza para hacer meditación mientras voy caminando a solas conmigo mismo, sin observadores. Es en esos momentos cuando tomo conciencia de mi vida, de la vida de los demás, de todo lo que vive. También tomo contacto con mi espiritualidad cuando comparto con otras personas lo más íntimo de mí, de cada uno de nosotros, honestamente, sin reservas, aquí soy consciente de mi vida y cada una de esas personas de la suya. La oración diaria me conecta con mi espiritualidad ayudándome a seguir mi camino de la buena vida. Mi parte espiritual me conecta con todo lo que vive. Logra que yo sienta que puedo ser mejor persona, que puedo tener una buena vida y ayudar a otros a que la tengan.