Es un estado en el que me gustaría estar el mayor tiempo posible. Siento que yo puedo hacer cosas para ser feliz, que soy el protagonista de mi felicidad. Ya no hablo solo de estar bien, de sentir bienestar, sino de sentirme feliz, estar satisfecho con mi vida. Un estado en el que todo me encaja, todo tiene sentido, el sentido que yo quiero darle. Cuando me quiero y estoy en sintonía con los demás y con todo. Sé que lo que tengo que hacer es no hacerme daño, ir a mí favor, saber lo que quiero y me conviene, de encaminarme hacia ello, no se trata solo de caminar sino de caminar hacia lo que me hace feliz. Creo que lo que me ayuda e estar feliz es tener el valor de vivir mi propia vida, sentir que tengo la libertad de hacer de mi vida lo que yo quiero y me conviene, vivirla. Pensar sobre mi vida, escribir para ser consciente de que la vivo como yo quiero. En mi caso es estar en contacto con gente, donde les pueda aportar algo de felicidad y que sea recíproco, demostrar afecto y recibirlo. Ayudar a las personas que quiero en su proyecto de vida, sin sentirme protagonista solo compañero, aceptando sus decisiones y sus consecuencias. Tener un trabajo que sea parte de mi proyecto de vida, que me guste, que me permita vivir de ello y que aporte algo al bienestar de la gente. Sentir que tengo ganas de aprender cosas nuevas que me mantengan conectado con el mundo actual, no anclarme en el pasado,vivir el presente. Sentir que hago cosas por mi salud física y mental, que aunque mi naturaleza sea autodestructiva hago lo que me aporta cosas buenas como nadar, andar, comer alimentos sanos que me hagan estar en mi peso, hacer marchas por la Naturaleza que me den salud física, mental y espiritual; leer, escuchar música, escribir. Cuando asumo algunos valores que me sirven para no pasar algunas lineas rojas. Me ayuda a sentir la felicidad tener una orientación espiritual, saber que existe un Poder Superior, la Naturaleza, que me ayuda en los peores momentos, cuando voy a buscarle. Me hace ser feliz buscar la paz, la tranquilidad, evitar situaciones que me generen agresividad hacia mí y hacia los demás, también cuando puedo satisfacer mis placeres, los que no me hacen sentirme mal. Me hace sentir feliz cuando asumo el protagonismo de mi vida y no intento manipular la vida de los demás, cuando vivo y dejo vivir, cuando acepto mi propio destino, cuando pierdo el temor al mañana pero hago lo mejor que puedo hoy; siento que soy el que tiene el deber de crear mi propia vida, de vivirla. Cuando soy tolerante, sin prejuicios, soy amable y voy de buen rollo con la gente, cuando tengo buenos sentimientos hacia mi, buenos pensamientos, buenas palabras, buenas acciones, cuidarme, quererme, ya es hora que deje de maltratarme, no puedo tratarme como a un enemigo, tengo que aceptarme. No debo caer en la trampa de la autocompasión que es la peor de todas y no me deja avanzar.  Para sentirme feliz tengo que derrotarme ante mis defectos de carácter, los que me hacen daño, la ira que siempre me hace daño aunque lleve razón, la envida que me hace huir de mí y querer ser como los demás para que me quieran más, los celos que me hace ser egoísta en el amor, la desconfianza que me hace controlar a las personas; derrotarme totalmente cada vez que se presentan porque siempre pierdo. Me siento feliz con la ayuda de otras personas como yo que se preocupan de tener una buena vida.
Creo que para ser feliz tengo que sentirme bien conmigo, verme en el espejo y darme un beso, un abrazo, como se lo doy a las personas que quiero, Aunque sé que tendré días malos en los que todo esto no representará nada, todo esto perderá sentido, pero a ese día tengo que desenmascararlo para ver que esos días malos son los menos, aunque parezcan que son los que más hay porque tienen mucho peso, necesito recordármelo diariamente para sentir que todo esto tiene sentido, que la mayor parte de los días son buenos o aceptables. Necesito sentir la libertad de que puedo hacer lo mejor posible para estar bien, para reinventarme una nueva vida cuando en esta no me siente bien, que depende de mí, que el entorno no es suficiente para hacerme infeliz, que gran parte de lo bueno de mi vida comienza en mí, sé que depende de mí tener una buena vida.