Cómo se cuando actúa en mí la ambición de creerme más de lo que soy en realidad; que puedo hacer más cosas por los demás de lo que realmente puedo; que si no las hago yo nadie las va a hacer. Es un sentimiento de querer mejorar las cosas pero falto de realidad al infravalorar el problema y sobreestimar mis capacidades. Es cuando creo que mis pensamientos son los correctos, creo que se deben conocer, ponerlos en marcha ya que son los que funcionan. Esta actitud me perjudica cuando veo que a mí ya me cuesta mantenerme en equilibrio, me cuesta estar satisfecho con la vida como para pretender ayudar a los demás sin que ellos me lo pidan. Es aquí cuando me doy cuenta de que mi ambición me vuelve a llevar a intentar conseguir cosas que me hacen daño. Para tener autoestima y sentirme útil tengo que poner mi buena voluntad en ayudar en círculos pequeños, a mí, a los que están próximos, no intentar ir más allá, no involucrarme en círculos más grandes que no me benefician y tampoco beneficia a los que quiero ayudar sino muy al contrario, los perjudico. No me valen las buenas intenciones sino lo realmente útil, lo que aporta cosas buenas a mí y a los demás. Reconocer esto es lo que me acerca a encontrar lo que busco, la buena vida.