Vivir las 24 horas sin preocuparme del futuro, no dejar pasar un día sin disfrutarlo, ir a mí favor. Sé que tengo que hacer esto pero mi naturaleza no me lo pone fácil, habitualmente hago cosas que van en mí contra, que me perjudican, me hacen daño, necesito hacer cosas que por sí solas no las haría sino me lo propongo. Cuando me pregunto qué es lo más importante, a qué le debería dar prioridad en mi tiempo, la respuesta que me viene es que lo más importante es dedicarlo a analizar las cosas que hago en mi vida diaria para ver con claridad si están dentro de lo que me he propuesto como plan de vida, mis fines, si estoy en sintonía con el sentido que quiero darle a mi vida. He visto muchas veces como hago cosas de forma inconsciente que van en contra de lo que me conviene, por eso necesito tener un tiempo para hablar con otras personas, que también tienen el mismo interés que yo en analizar lo que hacemos en nuestra vida diaria, si es lo que cada uno de nosotros quiere y nos conviene o si estamos actuando en nuestra contra. Podría dedicar mi tiempo a muchas cosas, trabajo, familia, deporte, estar tirado, ir al cine, pero creo que a lo que mejor puedo dedicar mi tiempo es a analizar cómo estoy viviendo mis 24 horas. Estoy siendo consciente que no todo lo que deseo me conviene, puedo desear tener más dinero pero creo que con las necesidades básicas cubiertas lo que más me conviene es tener más amigos. Saber a qué quiero dedicar mi tiempo es lo que me hace acercarme donde se encuentra la buena vida.