Para esto he llegado hasta aquí. “Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos”. En este paso siento la necesidad de reconciliarme con todos, primero con los más cercanos a mi, después con los que más nos necesitamos, con todos los demás.  Soy consciente de que no puedo sentirme cerca de algunas personas con las que nos hemos hecho daño pero no descarto poder acercarme a ellas algún día, cuando sienta que estoy preparado para no hacerlas daño, cuando sienta que no me pueden hacer daño. Ahora que estoy en este paso noto mi gran cambio, lo noto en mi, lo noto en como me tratan los demás, en como les trato yo. En este paso puedo ver la parte más humana de las personas, la que todos tenemos aunque a unos nos cueste sacarla más que a otros; esa es con la parte de las personas que quiero reconciliarme. Saber que no se trata tanto de hacer cosas buenas como de no hacer cosas que hagan daño, no aumentar el sufrimiento de los demás, no aumentar el mío, sentir que si me derroto ante mi yo, ante mi ego puedo evitar el remordimiento de saber que yo podría haber evitado ese sufrimiento, el mío, el de los demás. Para eso tengo una gran ayuda, mi Poder Superior, lo encuentro en la Naturaleza, Él me ayuda sin esfuerzo a reconciliarme con todos, me permite ver mi mejor parte, sacar la mejor parte de los demás. Acercarme a la buena vida