Hacer, decir cosas que afectan a otras personas, dejarme llevar por mi impulso, aquí y ahora; da igual si llevo o no razón, cuando esta emoción se presenta es la que más daño me hace, la que más me aleja de la buena vida, de la felicidad. Sentir los remordimientos, pensar que lo podría haber evitado, que lo podía haber dicho de otra manera, mejor. Mantener esta emoción durante días, repetir los comportamientos que me llevan a que los remordimientos aparezcan de forma habitual, no saber, no poder arreglarlos, autodestruirme. He necesitado ayuda para ser consciente de ellos, ver lo que los origina, poder mejorar. No se trata de mantener una actitud pasiva, lo que quiero es acercarme a la persona, mejorar mi relación con ella, no me interesa si llevo o no razón, derrotarme ante la impaciencia antes de hacer una crítica, buscar la mejor forma de decirla, el mejor momento, ese en el que los dos estamos receptivos, en el que nuestras emociones están tranquilas, intentar hacerlo en el mejor lugar posible, sin interrupciones, buscando la Naturaleza cuando la crítica es complicada. Mis remordimientos tienen mucho que ver con derrotar a mi ego, que es el quiere que las cosas se hagan como yo quiero y ya. Soy consciente de que para mejorar en mis relaciones debo de derrotar a mi ego, evitar hacer críticas por impulsos, derrotarme ante la impaciencia me ayuda a no dramatizar el problema, me acerca a la buena vida.