Cuando busco a mi P.S. en la Naturaleza me asombro de verme conseguir cosas que ni me lo podía imaginar, Él me devuelve el sano juicio, me hace ver que si pongo toda mi buena voluntad en algo ya solo me queda aceptar lo que suceda como una manifestación de su voluntad. Es milagroso verme logrando algo que parecía imposible, Él saca de mí, no solo lo mejor, sino algo que no sabía que tuviera, fuerzas que desconocía. A esto le llamo mi Poder Superior, está en mí pero yo solo no puedo sacarlo.
Mi Dios no es supersticioso ni dogmático, es un Dios que está conmigo, que me acepta como soy, que no me enjuicia, que me quiere. Se manifiesta a través de otras personas y en la Naturaleza. Es un Dios que todo lo abarca y en el que me siento integrado, que pertenezco a su mundo y que sin embargo estoy de paso y sé que es lo mejor para que la vida siga naciendo y muriendo. Yo ahora pertenezco a ella y mi energía se quedará por siempre aquí porque ya formo parte de ella. Es en la Naturaleza donde reconozco lo auténtico, lo que me soluciona todos mis problemas por que mi Dios le da sentido a todo. Me considero con suerte de contar con Él y que haga los milagros por mí que yo no puedo hacer solo.