Aprender a relacionarme con los demás, creo que ese ha sido el gran problema de mi vida, lo que me ha llevado por los lugares más oscuros, lo que me ha hecho comportarme como sino fuera yo, huir de mí, buscando el amor fuera en vez de dentro de mí, queriendo ser como los demás para que me quieran más. Creo que la gran ambición a tener éxito social ha sido lo que me ha hecho buscar fuera de mí lo que yo no tenía, no me bastaba yo, necesitaba más. Me gustaba sentirme uno más pero lo que sentía era de estar por debajo o por encima de los demás. Huyendo de mí en vez de buscarme para poder aceptarme. Esta actitud la instalé de tal manera que me está costando lograr que el yo que soy aflore. He tenido que derrotarme totalmente ante esta forma de relacionarme. Una parte mía busca la soledad para poder reencontrarme y la otra intenta aprender a relacionarse con los demás, tener el valor de sacar a la luz mi carácter, sin temor, que los demás me vean tal como me siento que soy. Ahora estoy viendo que mi actual yo es más aceptado que mí anterior falso yo. Estoy sorprendido y lamento todo el tiempo que me he pasado en esa situación, huyendo de mí. Esta nueva forma de relacionarme conmigo y con los demás me ayuda a seguir buscando la buena vida.