Ser activo, no pasivo. Hacer para que pasen cosas, estar pendiente de ellos, demostrarles interés. Pero para que el interés sea real tienen que ser un máximo de personas para que mi tiempo no se desborde, pero no tan pocos que me sobre el tiempo. Mi estado activo debe permitirme saber cómo le está yendo la vida a cada uno, al compartir con ellos, al menos un día, completo, cada dos o tres semanas; en ese tiempo me tiene que permitir sentirme unido a esa persona, que nos veamos como parte importante de nuestras vidas. Ser activo no significa ir con prisas, muy al contrario cuando se trata de personas con las que quiero mantener un vínculo, indefinido. Para que un grupo de amigos funcione, es mas importante la calidad de las personas que la cantidad, cómo son cada uno de sus miembros ya que cada uno se ve afectado por las emociones de los demás. Un buen número en un grupo de amigos podría estar entre 5 y 7, si a cada grupo los debería de ver un día, cada dos o tres semanas, entonces podría tener entre 10 y 20 amigos. Pero para esto necesito aprender a cómo relacionarme, aportar algo que nos haga mejores personas. Ser activo, tener iniciativa y creatividad, aportar algo de valor a las relaciones con los demás, como salir a la Naturaleza, compartir esos momentos en un entorno que nos permita conectar con nuestra espiritualidad, con nuestra mejor parte. Tener una actividad para compartirla me acerca a la buena vida.