Hay situaciones que me hacen sufrir; el temor a que suceda algo malo, a mí, a las personas que quiero; el temor a que las cosas no salgan, que no me traten como me gustaría; que me rechacen cuando me doy; al abandono, a la inseguridad económica, a no saber manejar los conflictos familiares, los del trabajo; algunas de esas cosas no puedo manejarlas, me sobrepasan. El Programa se basa en la derrota, aceptar que hay cosas que me superan. Aceptar mi insignificancia. En la lucha ante situaciones, personas, el resultado de ganar no está en mi mano; el de perder sí, la decisión de perder es solo mía, cuando logro derrotarme, ante situaciones, ante personas que me hacen sentir impotente, que me llevan a sentir que mi vida es ingobernable, abocada al sufrimiento, soltar lo que me está pasando me libera; es algo milagroso, desaparece esa angustia por el temor a lo que suceda. Es en ese momento que siento mi insignificancia cuando conecto con mi Poder Superior, la Naturaleza; un grupo de personas que me ayudan. Es en la Naturaleza cuando siento como mi ego es el que se interpone entre mi Poder Superior y yo, es mi ego el que quiere que las cosas sean como yo quiero, que salgan como yo quiero, que los demás me traten cómo yo quiero. Aceptar, soltar, hacer lo que pueda, dejar el resultado en sus manos, es la forma de como conecto con mi Poder Superior, la Naturaleza. Es ella la que logra que me derrote ante mis defectos de carácter, los que me aíslan de los demás. La que me acerca a la buena vida.