La Naturaleza me ha ayudado a entender lo esencial, que en la vida me suceden cosas buenas y malas, solo con mi sano juicio puedo intentar evitar, por mi acciones, las cosas malas pero habrá otras que no podré evitar y las tendré que aceptar, por muy duras que sean. Es la Naturaleza la que me ayuda a entender esto, la que me dice, vive, pero ten cuidado, ya que si no tienes sano juicio puedo ser muy cruel. Es cuando entro en contacto espiritual con ella cuando siento serenidad ante todo lo que me sucede, siento que puedo aportar cosas buenas, que nos hagan mejores, afecto, cariño, amor, siento que debo ser prudente, tomar las decisiones que menos posibilidades de error tengan. Luchar por conseguir moverme con toda la seguridad posible, sin que ello me impida tener iniciativa para hacer cosas que me acerquen a la buena vida. Sentirme vivo, sentir que de mí depende mucho las cosas buenas y malas que me pasen, de las relaciones personales que tenga, de la forma en cómo me relaciono, si aporto a esas relaciones cosas que nos hagan mejores, que nos hagan disfrutar más de la vida, evitando las acciones impulsivas, siendo asertivo con los demás, capaz de expresar bien todo lo que creo que es bueno para todos. La Naturaleza me hace mejor persona, saca lo bueno de mí, logra que entre en contacto con mi más profunda intimidad, permite que me acerque a los demás de la mejor forma posible. Cuando salgo a la Naturaleza me acerco a la buena vida.