Durante años he sentido como unas barreras entre las demás personas y yo, era capaz de superar las primeras pero en unos momentos, días, meses o pocos años se me hacían infranqueables, entonces se producía mi temor, yo mismo provocaba la ruptura, de muchas maneras, pero casi siempre quedando yo como el causante. Al principio lo justificaba como que era lo mejor para mí, cuando se fueron repitiendo comencé a dudar, ahora creo que unas de las motivaciones para actuar de tal modo, perjudicando la relación, es por el temor a que me dejen primero; hay un instinto adquirido que me sale de forma inconsciente, lo provoca. Creo que ese instinto lo adquirí de experiencias pasadas y afectó a mis emociones; son algunas emociones las que me hacen hacer y decir cosas de forma inconsciente, por los que luego tengo remordimientos. Las emociones son importantes para comunicarme y que los demás sepan cómo me siento, pero en general las manifiesto en exceso, siento que las buenas son buenas para mí pero las malas son malas para mí y para los que están conmigo, me bloquean la mente y no me permiten prestar atención a lo que está pasando, lo que sienten los demás, me obstaculiza conectar con ellos. Saber parar y pensar antes de que la emoción se manifieste al exterior, creo que es una buena forma de mejorar mi relación con los demás. Coger el hábito de alejarme del foco que me desequilibra, no buscar el aquí y ahora, creo que eso me acerca a la buena vida.