Detrás de esta palabra está lo que verdaderamente me motiva a mejorar como persona. Evitar el sufrimiento es el último fin y más grande que me mueve en la vida. Escribo para evitar el sufrimiento y para no olvidarme de mis fines últimos, del sentido que quiero darle a mi vida, de las cosas que me gustaría ser y de las situaciones en las que me gustaría estar, del camino que quiero seguir y escribo para no apartarme de él por no prestarle la suficiente atención, por descuidos que me aparten hasta el punto de que ya no tenga posibilidad de volver a él porque las situaciones externas hayan cambiado y que yo mismo las haya causado o también por cambios en mi comportamiento que me aparten de él. Al escribir logro parar a pensar sobre mi vida y si la estoy viviendo como yo quiero o si me estoy dejando llevar por acciones que me perjudican, que me alejan de lo que me gustaría que pasase. Es ser consciente de mi vida lo que me ayuda a mejorar, acercarme a mi ideal de vida, al no sufrimiento o a la felicidad. Pero soy consciente que esto solo lo puedo conseguir poniendo mucha buena voluntad de mí parte y con ayuda de otras personas que están como yo, que también quieren evitar la autodestrucción para seguir un camino que nos aporte cosas buenas, la buena vida.