Los valores que elija me indican una forma de gobernarme por la vida. Son importantes ya que ellos le dirán a mi conciencia si debe estar tranquila o no. Debo elegirlos con sumo cuidado para que vayan a mí favor y no en mi contra ya que son los que me harán sentirme bien o mal. No es suficiente que yo desee un valor para tenerlo como guía sino que tiene que ser compatible conmigo, que no me perjudique. No se trata de valores cristianos ni paganos sino de los que son buenos o malos para mí, de los que yo creo que pueden contribuir más a mi felicidad y a la felicidad de los que comparten la vida conmigo. Aunque todos los valores que conozco me sirven para tenerlos en cuenta como referencia y todos tienen un fondo bueno, de hacer el bien, hay unos con los que me identifico y comparten mi forma de pensar y otros que para adoptarlos tendría que sentirme deshonesto, pecador. No creo que haya nadie perfecto y desde luego yo no lo soy ni lo pretendo , lo que busco es hacer el menor daño posible a mi y a los demás, intentando poner en práctica los valores que por decisión propia creo que son los que más me ayudan a estar bien. No son perfectos pero son los que a mí me parecen mejores de los que conozco, los que más me acercan a la búsqueda de la buena vida.