Avanzar en El Programa, completar bien todos los pasos anteriores no significa que no haya momentos en los que vuelva a tener comportamientos dañinos, comportamientos que están lejos de lo que estoy haciendo, de la manera en la que me estoy comportando, de la forma en cómo me relaciono. Haber llegado hasta este Paso Diez es un logro, es confiar en que siguiendo con esta guía puedo volver al camino de los pasos siempre que me salga. La ventaja de estar activo en El Programa es que aunque pierda el sano juicio, haciendo, diciendo cosas que perjudican, a mí, a los demás, me es fácil recuperar el equilibrio, recuperar la relación con las personas cuando ha habido un conflicto por medio. Con el hábito estos conflictos se van distanciando, aunque pasen muchos años se siguen distanciando, pero eso no significa que en un momento concreto no vuelvan, volverán, pero si sigo activo en El Programa pronto podré recuperar mi serenidad, ayudar a los demás a que recuperen la suya. Estar activo en El Programa es recordarme cada día que necesito dar prioridades en mi vida, primero la mía, dedicar el tiempo necesario para mantener o recuperar mi bienestar, después ayudar a los que estén cerca de mí; a los demás. Llegados a este paso debo evitar la autovaloración infantil de que ya no sirvo para lo que me he propuesto; recaer en comportamientos dañinos significa que debo de aceptar que soy imperfecto, vivir con ello, no dejarme arrastrar por pensamientos negativos, los míos, los que creo que los demás piensan de mí.