Desde que entré a los grupos, con 29 años, y comencé a trabajar El Programa, me he liberado de muchas cosas. Lo primero fue de sustancias tóxicas y alcohol, a los dos años deje de fumar. A partir de ahí comencé un largo camino en el que tuve que conocerme, honestamente, para saber qué partes de mí hacían daño, a mí, a los demás. Comencé un camino de introspección, que duro muchos años, para verme cómo era realmente. El primero de los defectos de carácter que vi fue la ira, un comportamiento con el que siempre acababa con remordimientos, aunque llevara razón, la perdía; al final logré liberarme de la ira, puedo decir que ya no la manifiesto. Durante ese tiempo también me propuse liberarme de la envidia, un comportamiento que manifestaba siendo como los demás para que me quisieran más; hoy puedo decir que me he liberado de la envidia; ya no la manifiesto. Con mi pareja manifestaba dos comportamientos con los que hacía daño; uno los celos; también durante esos años estuve aprendiendo a liberarme de los celos, siendo generoso en el amor, físico y afectivo; hoy estoy libre de ellos. El otro comportamiento, con ella, era la desconfianza, queriendo controlar su vida; para esto tuve que buscar ayuda en CoDA, lo logré al comenzar a vivir mi vida. Después de más de 20 años en El Programa comenzó otra liberación, la impaciencia, un comportamiento que era el causante de la mayoría de mis conflictos. Hoy sigo liberándome de cosas que me obstaculizan el camino por la buena vida.